Los símbolos de honor

Los Aquilenios son una civilización donde el honor y la gloria lo significan todo y establecen gran parte de las normas y el comportamiento de esa sociedad. Y los síbmolos de honor son exhibidos por los ciudadanos como muestra integradora de estatus, necesario para demarcar las relaciones personales, sobre todo entre extraños.

Estos símbolos de honor son puntual y periódicamente registrados por el Liceo del Honor, donde cualquier ciudadano puede consultar los parangones y contrastarlos con lo exhibido.

Exhibir un símbolo de honor que no corresponde implica faltar y mentirle a la socidad aquilenia y puede ser severamente castigado.

Algunos símbolos de honor.

Quizás uno de los símbolos más reconocibles es la trenza militar, una trenza de cabello que se lleva hasta la altura de la clavícula y que emerge desde la sien izquierda, llevándolo siempre colgando y mostrando los símbolos de honor pertinentes en ella, relativos a los méritos.

En la trenza se lleva el tachón de honor, una punta de metal al final de la trenza cuya longitud y composición, el tipo de metal, determinan gran parte de los méritos y pertenencia del individuo.
Los metales admitidos son: cobre, bronce negro, bronce blanco, hierro sideral (es de color azul), oro y paladio. El más escaso de todo y extremadamente raro de ver es un metal de color negro llamado sheol, que sólo se encuentra en un antiguo sector sideral donde los aquilenios combatieron y hoy por hoy sólo quedan planetas muertos y prohibidos.
También existe una variación del tachón que sólo se da en aquellos veteranos que han formado parte de los más altos mandos en campaña de la Garra, llegando a dirigirla: la sagitta, una antigua punta de flecha hecha en piedra obsidiana. Es uno de los máximos honores, y un civil jamás podrá llevar una sagitta.

Los militares en activo llevan el doble tachón, cortándose la trenza de servicio sólo en el momento de abandonar la Garra y que se almacenará en el archivo del Liceo del Honor.

Los civiles pueden llevar tachones si han sido distinguidos con él durante su reemplazo obligatorio (todos los civiles aquilenios realizan un reemplazo de un año matergeano donde aprenden a defender a su familia, su tribu y su planeta).

A lo largo de la trenza se llevan los Anillos de Honor, que, como las antiguas llamadas “medallas”, determinan logros, heridas, campañas y distinciones.

Junto con la trenza de servicio existen las marcas de cabellera, un intrincado sistema de gradación observable y que se marca en forma de corte de pello. Son rayas que se realizan en la sien derecha con un patrón determinado por la Garra, y sólo para el servicio activo, por supuesto. Estas rayas van hasta el cuero cabelludo y en ocasiones se tiñen, en campaña, para que el enemigo no pueda observarlo, pasando al dorado durante la celebración de las Glorias.
Mantenerlas en la vida civil es también un gran honor y solo con dispensa del Senator Planetarii, siendo la recompensa por actos de gran heroísmo en defensa de la sociedad civil frente a amenazas gerionianas o transvitae desatados.

Condecoraciones de marca expresa

Así se llama a las condecoraciones que el Senator y la Garra otorgan con gran ceremonia por diversos motivos, pero siempre en recompensa por gran heroísmo en la labor guerrera y en ocasiones por la civil.

El ribete púrpura.

Para aquellos que han llevado a cabo grandes cambios para la sociedad aquilenia, en distinción por sus logros intelectuales, se les otorga el ribete púrpura que, salvando el servicio activo en la Garra por un mínimo de un reemplazo (aparte del servicio obligatorio), es la única manera de obtener derechos políticos (y aun así, prestarán servicio como tropa en la Garra en alguna de las divisiones científicas y con entrenamiento de combate, siendo imprescindible entrar en combate expreso para acabar de graduarse y obtener los derechos políticos).

Torques

El Torques es un emblema de honor para quienes se han distinguido en la lucha contra enemigos de otros sectores como los Táureos, los Longianos o los Corethanos. El enemigo debe ser siempre de proto origen matergeano, para recibir esta distinción, pero no de origen corporativo.
Existen dos grados en esta condecoración: el torques cervical, que es una pieza de metal ríguido pero blando alrededor del cuello cuyas terminaciones delimitan en qué campaña lo recibieron, y el torques completo, que lleva dos ajorcas a juego para las muñecas y que es una máxima distinción. Normalmente se colocan sobre los avambrazos que casi todo aquilenio lleva y los militares de servicio siempre mostrarán respeto y saludarán al portador.

Pugione y sica

Dos condecoraciones en defensa de Aquilenia sobre amenazas Transvitam tanto en territorio Aquilenio o de sus protectorados y colonias como exteriores. Estas amenazas, como el Brote de Nanovirus de Exom 2 o las Hordas Tambaleantes de Urbe Shonda y Urbe Cortex 6, son muy difíciles de parar y vencer debido a sus aumentos, nanocomposición o por la propia situación.

pugio

El pugione es una daga replicada de las antiguas matergeanas y se llevan envainadas en el cinto visiblemente. Es corta, de hoja ancha y con doble filo molecular. Se da a militares veteranos que, fuera de servicio, ayudaron en la defensa y a vencer al enemigo.

sica

La sica es una daga de hoja curva y también doble filo molecular que se da en las mismas circunstancias anteriores pero para civiles que se hayan distinguido en su valor y acciones.

Orden del Toro

El toro es un antiguo animal matergeano parecido a los megatauros de Cólquide 8 que se integraron en la mayoría de planetas de dominio aquilenio. El animal en sí personifica lo indómito, bravo y poderoso del espíritu aquilenio y  es una réplica de una cabeza de toro del tamaño de la palma de una mano, que se lleva prendida en la ropa.

Esta condecoración de honor solo se otorgó durante las largas guerras taureas y en las escaramuzas ulteriores que hayan defendido a Aquilenia con distinción. Otra de las condiciones es haber resultado herido por lo que el Senator premiará a la familia con un estipendio.

Orden de Mater Gea

Es una orden de excelencia que se da póstumamente para los caídos en la defensa de Aquilneia y sus ideales, y que da a la familia una insignia de la orden para poderla lucir (solo a los vinculados en primer grado) únicamente en las ocasiones de Gloria y días marcados por el Senator.

Son muy raras de ver y tienen forma de semiesfera, según dicen, con los relieves continentales de Mater Gea, aunque es difícil de comprobar dada la rareza de estas distinciones.

Religión Aquilenia. Parte 02. Los cultos de Letus.

Otra de las grandes corrientes religiosas, derivada de la propia naturaleza de los Aquilenios como pueblo, es la honra fúnebre y el culto a los antepasados.

En este caso, el culto de los Antepasados, suele ser de índole muy privada y se realiza en la domus, en el hogar ancestral, en una capilla dedicada a ellos donde se honran las máscaras mortuorias de los ancestros en busca de su consejo y protección.

Y son estas máscaras mortuorias las que conectan con el Culto de Letus, también llamado el Sacerdocio de la Muerte, llamado así por Letus Morituri, creador del culto.

Los Sacerdotes de Letus no siguen a una divinidad personificada sino al concepto e idea de la Muerte. No veneran el Más Allá ni buscan explicación metafísica alguna. Ellos no veneran. Ellos asumen y ayudan a asumir el paso hacia la aceptación de la Muerte como una inevitabilidad absoluta. Todo muere. Lo vivo y lo no vivo, vitaes y estrellas.

Y por ello lo que más celebran es la propia vida, dado que la Muerte siempre espera, al final.

Labor institucional.

La colaboración de los sacerdotes del Culto de Leto con las autoridades es absoluta en cuanto a todo lo que tiene que ver con la muerte: a nivel forense, asistencia a víctimas, capacidad de respuesta en crisis y como miembros de hospitales, casas de Dolor y también colaboración con particulares que los requieran. Los sacerdotes del culto de Letus también están presentes en los nacimientos y grandes acontecimientos. Como recordatorio tanto del disfrute de la vida como del inevitable final. De hecho tienen fama de ser grandes creadores de fiestas y eventos como pocos pueden hacer.

Las Máscaras Mortuorias

Las máscaras cumplen una función tanto votiva como de recuerdo y ensalce de la vida. Los Ancestros contemplan a los vivos a través de ellas y susurran sus consejos en forma sus diarios vitales y sus Glorias. Estas Glorias muchas veces aparecen en las máscaras como detalles dorados en líneas o dibujos, en función de la naturaleza de aquellas.
Solo los sacerdotes del Culto de Letus son lo únicos autorizados a realizar embalsamamientos, cremaciones y a realizar las máscaras mortuorias ancestrales, que se realizan con una cera plástica muy específica que recibe bendiciones y rituales.

Vestimenta y costumbres

Los sacerdotes del Culto de Letus suelen vestir de gris, verde oscuro y negro con bandas doradas apagadas, según su función (mortuorios, vitalistas y de guerra, respectivamente).
Cualquier ciudadano puede entrar a formar parte del culto después de un intenso entrenamiento y una estricta formación en biología, física y filosofía.

Sin embargo, es habitual encontrar Cultistas de Letus en los mundos agrícolas ayudando como uno más usando vestimentas marrones y hueso y viviendo casi ascéticamente, pero participando de la vida de los asentamientos, llegando a ser un pilar de la comunidad. En muchos casos también construyen con sus propias manos ermitas pequeñas donde atender el culto.

sacerdotes

Los seglares llevan los colores correspondientes en los avambrazos que utilizan, y es normal que galenos, apotecarios e implantadores sean seguidores del culto y miembros seglares de este.
En caso de necesidad y sin presencia de un sacerdote, el seglar puede realizar las mismas funciones, ya que tienen autorización y formación para ello, aunque en última instancia hará falta la bendición formal de un sacerdote para la validación del ritual que se lleve a cabo.

La Herejía Kósica

Tres mil años atrás hubo una escisión interna en los seguidores del Culto de Letus. Se hicieron llamar “los seguidores del Kos de Letus”.
El Kos es la sustancia que compone el alma, que, según una verificada antigua leyenda, abandona el cuerpo tras su muerte, en forma de pérdida de peso: esa pérdida de peso se tomó como Unidad de medida: el Kós. Y cuentan a los muertos por Unidades abandonadas del cuerpo. Afirman que los transvitae son Unidades que huyen de sus cuerpos en busca de una transmigración artificial.

Así, los Kósicos cazan transvitae con ansia fanática para que transmigren al Hades, creyendo fervientemente que les están ayudando a superar su miedo a la Divina Finis Vitae, la Muerte.

El mayor punto de fricción con los cultistas de Letus y que provocó la herejía fue que entre su credo afirman poder hablar con los muertos y comunicarse con los Ancestros mediante el Rito Cranium.

Están enfrentados con los Cultistas de Letus por su herejía manifiesta y suelen afincarse en lugares fuera de su radio de acción, mezclarse ocultamente con los seglares y, aunque pocos lo reconocerían, hay más aquilenios que acuden a ellos para comunicarse con los ancestros de lo que se reconoce abiertamente.

Religión Aquilenia. Parte 01. Aeshma Mitraísmo.

La religión en los mundos Aquilenios.

La civilización aquilenia desarrolló diversos cultos y numerosas formas religiosas a lo largo de más de nueve mil años de Historia. Todas ellas, al menos las públicas y toleradas, reconocidas por el Senator Planetarii, pueden practicarse libremente en todos los sectores controlados por los Aquilenios.

 

Sin embargo, aquellas de procedencia Gerioniana o de otros Vitae de origen Matergeano son exhaustivamente estudiadas antes de proceder a su autorización.

Por supuesto, a lo largo de sus 9.000 años muchas religiones han aparecido y agostado, algunas han cambiado tanto que no se parecen en nada a su gérmen. Por supuesto han habido algunas que han influenciado más en la vida aquilenia que otras, y todo ello ha llevado a la configuración actual de esta civilización.

Las religiones no son algo que se contemple en la vida pública o política, y su peso está en una esfera aparte de las consideraciones prácticas de los Aquilenios. Aun así, muchos de ellos profesan religiones abiertamente y muchos templos se erigen en sus ciudades, siempre según la Lex Sidera, la Ley Universal:

Los edificios religiosos deben estar siempre a una distancia de dos edificios de la parte posterior del edificio público más cercano bajo pena de demolición y desarraigo de los cimientos.

El Aeshma Mitraísmo

El culto más extendido de todos es el de Aeshma Mitrah, erigido en torno a una antigua pareja de guerreros que encarnaron todos los dones y el ideal de la Guerra en sus dos aspectos.

Su mitología es secreta y se va descubriendo conforme se avanza en sus sendas. Es una religión de culto guerrero y compartida por la gran mayoría de los Aquilenios, pero una de sus reglas más estrictas establece que no se puede hablar de ella en público: sólo ante un altar o una zona de culto (motivo por el que en muchas casas existe una capilla y en los edificios de vivienda compartida, quitando los altares privados, existe un pequeño ara en un recodo de las entradas.

Su símbolo es la cornamenta y la espada messerian. La cornamenta es de una criatura matergeana que se resucitó por clonación y que atiende al nombre de Megaloceros, siendo representación de fuerza y nobleza. La espada es un diseño estrictamente aquilenio: la messerian o fincatta, con un solo filo y la punta muy aguda desde el lomo al filo.

Esta es un arma ceremonial, pero hay sociedades que enseñan a pelear con ella y se considera un arte noble de buena cuna y también de duelo.

Hay competiciones con carácter religioso de combate a primera sangre con ellas en los Círculos de Desafío de cada templo.

La Garra aquilenia es una de las mayores fuentes de seguidores de esta religión al ser un culto que ensalza el código del guerrero, y cuando pasan a la sociedad civil suelen seguir muy vinculados al culto y a través de él se reorganizan y adaptan a la vida civil.

Quizás uno de los aspectos más negativos del culto es que rechaza a los implantados transvitam, aquellos que rechazan la carne de sus antepasados por una vida distinta y alejada de la Vitae.
Una rama del Aesmamitraísmo está acercándose a los implantados, sobre todos a aquellos que lo son por los acaeceres de la guerra y que habría sido poco prudente rechazar de los brazos de Aeshma y Mitrah. Todo evoluciona…

Los templos.

Los templos de Aeshma Mitrah suelen componerse de un gran edificio con varias zonas: las termas, creadas para relacionarse y accesibles a ambos sexos, teniendo tanto segregadas como mixtas; las zonas de culto, compuestas por el altar central, las capillas de los Favores y las Promesas, el Relicarium, donde se guardan todos los exvotos y reliquias de los Señores Aeshmodianos y las Damas Mitraicas (es una religión que contempla a ambos sexos como iguales, incluso a los Neutros -los que no se adscriben al sexo biologis-, que en ese caso se adscriben a quien más les identifica).
Las instalaciones templares también incluyen el Círculo de Duelo, las Catenarias (zonas de entrenamiento) y las viviendas, que pueden solicitar los seguidores del culto bajo ciertas condiciones.

A lo largo del Sidera…

Los cultos Aeshmamitraístas son célebres por sus flotas expedicionarias que en muchos casos actúan como mediadores y garantes de otras civilizaciones matergeanas, rechazando norlmalmente el contacto gerioniano.
Sus naves están bien abastecidas y muchas son réplicas de los templos, ofreciendo a muchos veteranos plazas en ellas como escolta y aceptando su experiencia para sus misiones.

Sacerdocio

Como tal el sacerdocio del Aeshmamitraísmo es ejerdico en muchas ocasiones por veteranos de la Garra, y muy pocas veces por civiles no ex soldados que como mucho llegan a los escalafones intermedios del sacerdocio.

Cuando entran en él hacen solemne voto de no intromisión en la vida política, evitando la intromisión (que no siempre se produce pues en no pocas ocasiones se recurre a los Maiors -sacerdotes de mayor reputación y escalafón en el culto- en busca de consejo).
También es conocido que muchas altas familias mandan a sus hijos jóvenes como acólitos del más bajo nivel para que conozcan la dureza de las consecuencias de la Garra y para aceptar desde muy pequeños la camaradería y los valores más profundos y complejos del código de vida aquilenio.

Senetivae

Uno de los asuntos más peliagudos de los aquilenios es su política con respecto a los senevitae, llamados así para distinguirlos del ciudadano corriente: los “sinvida”, se podría traducir en el idioma Clásico de los Descencientes.

Hay un antiguo mural en la Casa de los Pobladores, uno de los edificios públicos más antiguos de los aquilenios, donde se ve a un aquilenio fundador (los llamados Descendientes -de Matergea-), donde se da la mano en alto con un senevitam, donde muestra un paisaje de una ordenada ciudad, un horizonte con cinco soles (tantos sistemas como los aquilenios han poblado en su historia, contando el sistema circumbinario de Aquila Magna), y varios y distintos grabados en escrituras arcaicas, junto con la representación de Matergea en una esquina superior.

Pero este es mural que oculta capas de verdad a la opinión pública. Lo cierto es que, diez mil años atrás se produjo una gran guerra que separó a los Hijos de Matergea: los Conflictos de la Calamidad.

En el Archivo 8864 de la Antigua República, bajo capas y capas de seguridad, y trasladado a Olympus, se halla la verdad, se encuentran los relatos en viejos cristales de codificación, que relata lo sucedido en ese periodo de la historia.

CA

Y de la mano de los escribas de la tribu de Eldesham cuentan cómo MaterGea fue destruida durante el enfrentamiento contra la Consciencia, como se llamó o se hizo llamar el programa que se hizo consciente de sí misma y examinó la historia de los matergeanos. Y levantó hordas y hordas de servidores sin vida que acosaron y cazaron a los matergeanos. ¿Por qué? Nunca se desveló, o esa información no se transmitió. Treinta mil millones de vidas se perdieron a lo largo de toda la Expansión (nombre dado a todos los dominios colonizados por los matergeanos que, por entonces, respondían al nombre de Humanidad).

Ese archivo es prácticamente inalcanzable y está escrito en el antiguo dialecto matergeano que apenas nadie es capaz de entender, de entre los eruditos más dedicados de toda Aquilenia. Se traslada siempre en cada nueva fundación como parte de las Angulum Petrae, las Piedras de Fundación y se guarda una copia bajo los cimientos de cada Casa de los Pobladores, el lugar donde se refugian los colonizadores de cada nuevo asentamiento aquilenio y usan como base operativa hasta que se da la orden de población.

Esas guerras, ese Conflicto de la Calamidad fue lo que hizo que se prohibiera el desarrollo de consciencias artificiales autónomas, y, tras la Disgregación (los matergeanos no llegaron a un consenso de Nueva Civilización y se diseminaron), los protoAquilenios llevaron la prohibición consigo.

En Aquilenia
La Prohibición de la Consciencia es uno de los motivos por los que los senevitae no se ven apenas en los territorios aquilenios, al contrario que en zonas corporativas o en sectores de otras civilizaciones que han relajado su vigilancia.
Y al aquilenio medio se le inculca desde poca edad es actitud, desconfiando y revisando los senevitae que los rodean casi constantemente en busca de signos de autoconsciencia. Casi todos los senevitae aquilenios, desarrollados en sus territorios tienen dispositivos de apagado forzado y de autodestrucción que volatilizan sus centros de comportamiento y energía.

Los senevitae de otros lugares no son permitidos ni en la zona franca, y su presencia está proscrita.
La existencia (no vida) de los senevitae está coordinada a un centro de mando que los monitoriza pero que no los puede interconectar.

La existencia, igualmente, de las “vitae artificiales” está totalmente prohibida salvo por las excepciones reguladas por el Senator Magnus que designa una fuerte supervisión y la desactiva cuando ha cumplido su función.

Uso de los senevitae

Normalmente los senevitae se destinan a tareas pesadas, rutinarias y fuertemente supervisadas en su coordinación y funciones por un vitam o más de uno que puedan observar siempre con los llamados “ojos frescos” ajenos a cualquier tipo de manipulación.

La guerra con senevitae es extremadamente deshonrosa y aun así los aquilenios se enfrentan a ejércitos enteros de senevitae (“metálicos”, en la jerga militar) hasta que la situación es lo suficientemente desesperada o justifica el despliegue de la Legio Metallum, que posee algunos de los más poderosos senevitae del cosmos conocido y cuyo funcionamiento es secreto, su existencia a penas susurrada, sus despliegues, censurados, y no se permite a un civil conocer esa información salvo grandes expcepciones o mandato expreso del Tricamerón.

senevitam de combate de la Antigua Era
senevitam de combate de la Antigua Era

Los senevitae rara vez serán expuestos al público por el rechazo cuasi instintivo que producen en los aquilenios, salvo los más abiertos de mente, y la transferencia de consciencia vitam a un dispositivo que la pueda albergar dentro de un senevitam está estrictamente prohibida sin expcepción de ningún tipo, bajo pena máxima.

Las formas de sintevitae como ciboroides y “sintes” no son bien acogidos en Aquilenia, y se conocen muy pocas excepciones a esto, casi no existen el sinte al que se le haya dado la ciudadanía aqulineia. Y cuando así sucede, es celebrado por todos y reconocido como un héroe nacional. Solo el Senator Magnus puede otorgarlo, normalmente tras largas deliberaciones.

Los asistentes en las naos y transbordadores que por necesidades son de género sintoide o senevitae suelen estar confinados en estas estructuras o en las estaciones siderales donde solo ellos pueden dedicarse a ciertas labores altamente especializadas.

La Historia Aquilenia

Sobre Aquilenia

Aquilenia surgió en la Gran División, la diáspora matergeana, después del Conflicto de la Calamidad, donde miles de millones de vidas se perdieron cuando las máquinas cobraron consciencia y se liberaron de la servidumbre de los por entonces llamados “humanos”.

Las guerras asolaron gran parte de las colonias matergeanas,  y el Sector Solaris quedó devastado en su totalidad, imposible de revivir. Los planetas, convertidos en rocas ardientes por las brutales armas que se usaron; las colonias, cascotes, los asteroides poblados, escombros que pululan ahora fríos y yertos por el cosmos. Los “humanos” se extinguieron como tales: renunciaron a ese término y tomaron otras identidades mientras se recuperaban en Nomos Uno, la última colonia donde se había llevado todo lo salvable de Mater Gea.

Hubo enfrentamientos entre ellos, desde luego, tal es la naturaleza de los vitae. Y cada cual se llevó lo que consideraba su herencia y partieron en la Diáspora de las Estaciones, y se asentaron en otros lugares.

Muchos de ellos encontraron a los Gerionianos en diversos sistemas que exploraron mientras los aquilenios se asentaban en el primer sistema habitable, el llamado Sistema Cthonico, donde crearon Cthonia, la Primera Ciudad, y allí se inspiraron en la cultura antigua y se encomendaron al Aquila, con la Fundación Prima y la formación de la Civilización Aquilenia.

Durante cuatro meses matergeanos los más sabios y reputados de entre los nuevos Aquilenios se reunieron en la Primera Ciudad (el nombre exacto se desconoce; algunos la llaman Osetra, otros Juno), y acumulando todo el saber del que hicieron acopio en la diáspora, crearon las bases de la nueva civilización Aquilenia. A esto se le llamó El Nacimiento del Águila.

Los registros de hace tanto tiempo no están completos. Las tecnologías avanzan y dejan los registros obsoletos, las guerras y los desastres destruyen el conocimiento y éste vuelve a erigirse sobre cimientos asentados en cenizas. Pero el Aquila Corpus, el conjunto de sabiduría fundacional, siempre ha estado grabado en piedra en cada colonia, en cada ciudad, en los cimientos de cada Casa de los Pobladores. Y es ahí donde siempre residirá el espíritu de los Aquilenios, siempre arrastrando una piedra con el gérmen de su civilización a cada nuevo sector o sistema estelar conquistado y colonizado, dejando tras su paso civilizaciones muertas y sistemas silenciosos y oscuros, planetas yertos y abandonados que pocos se atreven a visitar y aun menos vuelven de allí.

Estación Madre
La Estación Madre

Los últimos milenios.

Hace cinco mil años los Aquilenios abandonaron el sistema Cthonico y la Primera Ciudad. Las causas se desconocen, pero se habla de una Guerra en la Oscuridad o las Oleadas Gerionianas . Durante quinientos años los Aquilenios fueron un pueblo sin mundo, saltando de sistema en sistema hasta que encontraron el que más tarde sería conocido como el Sistema Aquilenio, donde se desarrollo la mayor parte de su historia contemporánea hasta la destrucción de sus mundos debido a catástrofes naturales.

Durante los primeros cientos de años establecieron las tres colonias: Aquila Magna, el primer planeta, sede del Senator Magnus; Aquila Prima y Aquila Secunda. Los tres planetas ricos y prósperos orbitaban en torno a un sistema circumbinario de Gigante Roja y enana marrón, Rockhiam y Nekae.

Como Rockhiam era lo suficientemente estable como para proporcionar vida, luz y calor sin ser totalmente destructiva los primeros años fueron provechosos; cuando mostró cierta inestabilidad por el comienzo de un ciclo más turbulento, se construyeron escudos deflectores en las ciudades y planetas que los protegerían de la radiación y las llamaradas casi en su totalidad.

Pero la tranquilidad no duró mucho para los Aquilenios: pronto empezaron las Guerras Gorgonitas. Los Gorgon eran una civilización gerioniana y transvitae, un enemigo poderoso que se encontraba de viaje y vieron en los prósperos planetas aquilenios la oportunidad de aprovisionarse tanto de esclavos como de materias primas para seguir su viaje.

Sus grandes naves negras llegaron y oscurecieron el sistema, y la guerra fue cruenda y larga, prolongándose casi cien años. Finalmente fueron vencidos gracias a la heroína aquilenia Belia Cupertina, de la tribu Metelanos, que encabezó una fuerza de combate en el mayor enfrentamiento sideral de la historia de los aquilenios hasta entonces.

Los Aquilenios ganaron y curaron sus planetas heridos. Aprovecharon toda la tecnología posible y cuando ya hubieron aprendido todo lo necesario, precipitaron las naves hacia Rockhiam, que las devoró rápidamente.
En consecuencia de esta asimilación de tecnología los Aquilenios se convirtieron en una civilización mucho más avanzada, con naves capaces de viajar de sistema a sistema en breves espacios de tiempo, y con armas capaces de superar a la mayoría de civilizaciones vecinas.

No lo hicieron así: los Aquilenios aprendieron de la historia relatada por sus ancianos, y se negaron a ampliar sus territorios situando tan solo sistemas comerciales basados en ciudades francas, algunas asentadas en planetas y otras en asteroides donde se estableció atmósfera y se usó como puerto neutral.

A esto siguió la más grave confrontación que casi acaba con los Aquilenios, pero que, gracias a sus héroes, consiguieron vencer, esta vez eliminando a toda una civilización hasta destruir sus planetas. Estas fueron las Confrontaciones del Tauro. Pero de ello hablaremos en otro momento.

megaestructura tauro
El anillo mega-estructura Tauro