transhumano

Los Transvitam

Los transvitam, arcaicamente llamada (según un concepto casi olvidado) transhumanos, son uno de los mayores conflictos de la moralidad aquilenia.

Implantes

Por un lado el avance milenario en prótesis y sustitución de órganos dañados es un negocio floreciente de muchas de las Corporaciones Siderales; la moralidad aquilenia y sus tradiciones, por el contrario, no ven con buenos ojos algunas de esas mejoras.

Si bien no se ha conseguido realizar el traslado de una conciencia humana a un cuerpo clonado (hay varios puntos en los que ninguno de los intentos han fructificado), sí han habido avances en cuando a la configuración de la conciencia dentro de contenedores sintéticos, desde memorias sintoides a nano nubes (con los consiguientes peligros de perder demasiados miembros del enjambre e ir perdiendo memoria).

Ahora bien, los aquilenios no aceptan la reimplantación clonada de miembros perdidos pero sí de órganos, que pueden ser regenerados prácticamente desde un residuo o desde la ficha genética del paciente, si existiera, o la reconfiguración desde su árbol genético. Pero reimplantarse un brazo o una pierna es insultar a los antepasados. Los miembros se pierden con honor, con honra en la batalla o el duelo, y no hay deshonra en ello. La Garra te pagará el reimplante para alargar tu vida útil, si lo has perdido.

Pero su doble moral se activa en cuanto abandonas la Garra y te reintegras en la vida civil. Las prótesis no se contemplan con agrado, son no-naturales. Pueden cubrirse de sinte-piel, pero siempre con un tatuaje distintivo que haga saber que se trata de una extremidad implantada; no hacerlo es delito y ocultación de armas.
Los implantes militares al abandonar la Garra son de calidad media, y es el propio soldado el que tiene que abonar la diferencia si quiere uno de mayor calidad, normalmente muy caros, y la mayoría con tecnología gerioniana, lo que hace que los aquilenios, de saberlo, arruguen la nariz. Esto viene identificado en el tatuaje.

Los implantes al salir de la Garra llevan una cubierta de sintepiel transparente que se degrada con relativa facilidad si no se tienen los cuidados adecuados, además de los efectos adversos que tienen dichos implantes en el cuerpo: la Garra ofrece tratamiento periodico (anual) para ello. O antirrechazo o sintepiel. No las dos cosas.
Han habido movimientos organizados contra ello, y algunos miembros del senado, en época de elecciones por lo general, suelen prometer mejores cuidados y responsabilidad con respecto a este punto para obtener el voto de los veteranos con derechos políticos.

transvitam

Transvitam

Los tranvitae son aquellos que han cambiado más del 50% de su cuerpo orgánico por sintético, de cualquier naturaleza, puesto que no tiene que tener forma estrictamente bípeda. De nuevo nos encontramos ante el caso de la doble moral aquilenia, pero no nos adelantemos.

Solo en casos de heridas muy graves se autoriza el cambio del cuerpo orgánico en más del 50% del sujeto, y en estos casos, si se realiza dentro de la Garra, el sujeto queda adscrito a su responsabilidad, por lo que normalmente formará parte de los equipos especiales de la XIII Legión y nunca los abandonará. Pedir abandonar la Garra en estas circunstancias es que degraden el cuerpo y los implantes a una gama media y que seguramente contendrá una obsolescencia programada, siendo muy poco el futuro que existe en estos casos. Salvo que se reintegren en los Cuerpos de Servicio de Aquilenia. De lo contrario, se le dará un estipendio, pero será enviado al Novosector (durante la existencia de este), o será dejado en las Estaciones Fronterizas de Aquilenia.

De reintegrarse en los Cuerpos de Servicio, será destinado o podrá escoger, en función del caso, a diversos lugares; cuerpos mineros atmosféricos, que conservarán la estructura bípeda aunque con aumentos de peso y densidad para trabajo pesado; cuerpos mineros no atmosféricos, donde el cuerpo en sí será cambiado por otras estructuras como aracnoides, tentaculares o estructuras distintas; o los más arriesgados como los de explotación estelar, que se adentran en las estaciones energéticas de las cromosferas de estrellas para su explotación y conversión en plasma gema.

transvitammural

Vida civil como transvitam

La vida civil como transvitam no es fácil, puesto que el exagerado rechazo de los aquilenios hace que esta vida sea relegada a tan solo unos espacios muy particulares, como vida mercenaria, labores de seguridad o artesanos muy excepcionales altamente especializados.
Esto siempre en el caso de los transvitae procedan de una fuente autorizada, accidentes civiles o militares, de la Garra, directamente o similar. Los que realizan su aumento o sustitución de forma voluntaria, salvo en clínicas ilegales tendrán que hacerlo en las zonas francas, puesto que en territorio aquilenio está estrictamente prohibido.

Alguno de los trabajos que se pueden conseguir como transvitam en terreno aquilenio es por ejemplo optar al Cuestori Nocturni, una fuerza de vigilancia policial que tiene un selecto grupo de transvitae a sus órdenes y que pueden ser desplegados como fuerza de choque, operaciones especiales y similar en todo el territorio. A este equipo se los conoce como Kripteia y, para el común de los aquilenios, es solo un rumor. El grupo son 300 exactamente, y suelen estar en diversas bases secretas.

Transvitae fuera del sistema

Los Transvitae no aquilenios están fuertemente proscritos y salvo excepciones del Senator Magnus (no el Planetarii), no pueden permanecer en territorio aquilenio más allá de la zona franca exterior en el Anillo Táureo.
El contacto con ellos es extremadamente restringido y suele darse bajo supervisión o de forma estrictamente ilegal.

Sarcófagos

Estos son los que han renunciado a su cuerpo o cuyos cuerpos han sufrido traumas lo bastante graves como para pasar cuerpo sintéticos, cosa muy habitual en sectores como Europa, Crimsom o Vortex, siendo la meca de todos ellos el sector de Orcómeno, cuya red de comunicación es la más restringida y peligrosa de todas.
Un infundido ha realizado un volcado completo desde su conciencia a la de un cuerpo semiorgánico para salvar su vida y llevar una nueva que durará tanto como su cuerpo nuevo o, en su defecto, la fortaleza de su mente transfundida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *