Archivo de la categoría: Unidades

Los data-foenikiam

Los data-foenikiam (término de origen olvidado y que permanece congelado para singular y plural) designa a una categoría de salteadores de los espacios virtuales (siendo los Foenikiam los que lo hacen en el mundo real).
Por supuesto, con el trabajo surge la especialización, y los DF se estratifican en función de a qué se dedican y en qué áreas.

Psiconautas:
Son aquellos que se sumergen con toda la psi en lugar de dejar un ancla en el mundo físico, confiando en las múltiples balizas que pueden dejar en el infoespacio y en las distintas redes para encontrar su camino de vuelta a su puerto nativo.
Son incursores altamente expertos y que suelen vender sus servicios de recabación de datos, sabotaje, inyección de datos y asedio de datafortalezas.

Eradores:
Especialistas en borrar y reconfigurar las redes. Casi no interactúan con el mundo exterior, fuera de las inforedes. Hay rumores de un “mundo cripta Eradom” donde pueden fundirse y transmigrar sus psiques a un mundo baliza y, desde ahí, poder emerger en nuevas redes de otras civilizaciones, algunas aún desconocidas para los aquilenios.
Dicen los rumores que están relacionados con las Guerras Crípticas.

Profundos:
Tienen pequeños reinos en el infoespacio y están totalmente inmersos, sin anclas reales. Pueden crear redes Cárceri y tumores de datos para entrar en las grandes redes e inyectar código malicioso y corrupto. Son capaces de crear guerras digitales y muy peligrosos puesto que tienen sus propias y ambiciosas agendas. En ocasiones pueden ser colaboradores de agentes externos (sacos de carne, los llaman), solo para extender su influencia en nuevas redes. Los Profundos son extremadamente inestables y sus reinos-infierno son lugares de pesadilla casi imposibles de atacar dado que están creados en un código propio y solo un asedio numeroso podría hacerles algo. La recompensa son los increíbles datos que guardan en sus bóvedas.

Buscadores de Orishiam:
Estos data-foenikiam buscan a las legendarias Aberraciones Inteligentes para saber qué fue de ellas, por qué abandonaron la lucha o todo signo de comunicación. Son capaces de comunicarse con las máquinas pensantes que han encontrado y se complacen en ello buscando una pureza de pensamiento que va más allá del código.
Son idealistas pero algunos ya han encontrado algunas respuestas… y no les ha gustado.

Mutilados:
Son aquellos a los que han desconectado bruscamente de sus cuerpos físicos y también de los cerebros, sin tener ningún respaldo orgánico y se han quedado en el infoespacio, abandonados. Algunos enloquecen, otros buscan cómo recuperar un cuerpo, y otros acaban convertidos en Profundos o en entidades inefables que crean sus propios mundos.

Criptofabricantes:
Especialistas en crear autónomos, instrucciones de disparador, programaciones especiales altamente avanzadas y objetos que usar en el infoespacio. Son proveedores de herramientas de todo tipo de material necesario que los datafoenikiam no son capaces de crear por su propia cuenta.

Encriptadores:
Especialistas en seguridad a todos los niveles: Asaltantes o Bastiones (atacantes o defensores) que pueden ayudar en distintas acciones privadas o públicas como mercenarios. También hay clases inferiores: usurpadores, correctores y agentes libres.

El Obscurus

El Obscurus nació como una necesidad vinculada al Honor y la Responsabilidad de la Garra.

La Aquilenia es una sociedad que parte del Honor, de las virtudes de los guerreros, de la honestidad del combate. Pero no son tontos. Entienden que no todos sus enemigos (y se entiende como enemigo cualquiera que no sea Aquilenio y desee el bien de los aquilenios) siguen esas sendas de Honor. Y por ello surgió el Obscurus.

Un órgano secreto cuya organización intrena es un enigma. Solo lo conocen los miembros de esta rama que dejó en su momento el honor a un lado para poder actuar como debía por el bien de la civilización Aquilenia.

El Obscurus tiene legitimidad y competencias en todas las ramas y responde directamente ante el Triunviro o la Comisio In Rebus declarada por el Senator, que también tiene tres representantes que juran por sus vidas no revelar nada de lo que traten en su tiempo de supervisión.
Pero solo supervisan. El Obscurus tiene su propio órgano rector que, además, desarrolló una rama interna de investigación de corrupción de sus propios miembros, los Triarii-Obscurus, también conocidos como Statori.

El objeto del Obscurus

El Obscurus es una mezcla entre agencia de espionaje, policía militar y policía secreta senatorial sin llegar a ser política (es decir, solo se ocupan de los casos que afectan a la Civilización Aquilenia, la Garra, a nivel corrupción de mandos y a infiltrarse en otras civilizaciones para obtener datos de inteligencia, apoyada por otras organizaciones como la Oficina Gerioniana en su vertiente de inteligencia, los llamados Xenofrumenter).

Por otro lado también tienen una agenda secreta que comparten solo con los tres observadores del Senator y cuyas vidas quedan afectadas por ello. Los observadores pueden llamar a consultas a los Triarii-Obscurus si observan que los planes están yendo demasiado lejos o son de una moralidad cuestionable en cuanto al objeto de lo que se está investigando o interviniendo.

En muchas ocasiones el Obscurus facilitan las acciones de los opositores de la civilización Aquilenia solo para encontar una situación más ventajosa y, entonces, dar un golpe de gracia que puede aniquilar de una sola ve a toda la organización o actores contrarios a Aquilenia.

Su lealtad está fuera de toda duda, y sus actos quedan siempre sellados en las Actas Obscura, que son destruidas periódicamente (o eso dicen).

Sus operativos son muchos, desde simples informantes (que jamás sabrán que están informando a agentes del Obscurus) a falsos agentes, agentes dobles, durmientes, terroristas aquilenios en territorio enemigo, saboteadores, foenikiam con patente de corso y mercaderes. Siempre personas capaces de recabar gran cantidad de información antes que operativos de acción. Para ello el Obscurus tiene a sus gens in rebus, agentes generales, y luego los operativos especiales, los “lictores obscurae rebus” conocidos en el propio Obscurus como Lictores Oscuros, que son los agentes dedicados a los asesinatos, sabotajes, envenenamientos, intromisión e irrupción en las redes y que están extremadamente bien preparados.