Archivo de la categoría: Costumbres

Las Máscaras Mortuorias para los Aquilenios.

Las máscaras mortuorias

Ya hablamos de ellas en la entrada dedicada a los Lares, dado que en parte, son una forma de honrarlos.

Las máscaras mortuorias son un elemento atávico y totémico de los aquilenios, una forma de recordar su pasado, su memoria, de que no se desvanezca en el frío del sidera pese a lo que ocurra con la civilización y cuántas peregrinatio más deban asumir.

De ahí que una de las grandes Urcas de Memoria de los Aquilenios, fuertemente defendida y siempre en paradero desconcido salvo por el Tricamerón conserve copia de las máscaras mortuorias (cuando no la original) más notorias e incluso se puede solicitar que se lleve allí la familiar a cambio de un estipendium mortiis que se dejará en la capilla de las ánimas del templo del culto Leteo junto a la copia de la máscara o la original.

Las máscaras suelen confeccionarse en materiales resistentes y duraderos como metal, piedras duras y bien pulidas o cristales de alta presión. Las más antiguas suelen estar hechas de metal, incluyendo la del primer Senator y los más prominentes del Scholarium que realizaron los primeros esbozos de la civilización Aquilenia.

Dicen que la Urca, la Gran Arca de Memoria, construida con una tecnología olvidada, es un gran cilindro donde están todas esas máscaras en nichos iluminados, una especie de lugar sagrado e inalcanzable salvo para los Sacerdotes del Silencio, los que cuidan aquel espacio con celo, secretismo y si llega el caso, gran violencia.

Las familias que encargan una máscara mortuoria lo hacen al gremio de la Máscara, que no solo se dedican a esto dado que hay gran tradición de usar otros tipos de máscaras entre los aquilenios como en las festividades de la Carnalea, la Renovatio Noctis también conocida como Las Rondas, y también en algunas más oscuras como la Memento Ritualem, que se celebra en algunos puntos de los dominios aquilenios y alguna colonias pues se trata de una celebración que ha caído en desuso en las urbes más modernas.

Las máscaras mortuorias que están en posesión de la familia normalmente tienen un espacio determinado en la casa, en la capilla de los lares. La capilla se divide en tres partes y puede ser desde una habitación a un pequeño nicho en la pared en función de la disponibilidad de espacio.

Las partes son: el altar de ofrenda, el nicho de la máscara y el ofertorio.

El altar es un pequeño saliente bajo el nicho donde se suele colocar el drappus familiae que tiene inscritos los nombres de la Tribu y de la familia y que solo se saca de ahí para rituales como bodas, funerales y para re-sacralizarlo si en algún momento toca el suelo.

El nicho puede ser del tamaño de una máscara mortuoria, puede haber más de un nicho a lo largo de una pared completa o ser solo un pequeño espacio donde se tienen réplicas a escala de las máscaras de la familia y la tribu; eso suele pasar cuando algún miembro de la familia se independiza a otro hogar y quiere conservar ese lazo, cosa muy bien vista entre los aquilenios por la devoción a los antepasados que supone. En otros lugares o espacios se tiene una placa holográfica que reproduce imágenes escaneadas en tres dimensiones de las máscaras familiares. Algunos militares las tienen puesto que están desplazados pero también colonos y otros aquilenios. Esto les permite en cualquier momento reimprimir o encargar máscaras mortuorias de sus lares para su nuevo hogar.

El ofertorio, por su lado, es un cuenco situado frente al nicho y que es lo único que puede estar sobre el drappus familiae. El cuenco suele ser de piedra, no más ancho en su boca que una mano y en él reposa una mezcla de arena y cenizas. Las cenizas pueden ser de origen vegetal y en algunas familias más estrictas, cenizas de familiares. En estas cenizas se depositan ofrendas de inciensos especiales o gomorresinas aromáticas y también es el lugar donde se realizan juramentos solemnes con sangre propia, que debe caer sobre el ofertorio y pone así como testigos a los lares. Las máscaras mortuorias son testigos mudos pero con el peso de la persona que fueron sobre esos juramentos.

Es habitual en la moda aquilenia llevar pequeñas réplicas de las máscaras prendidas del cinturón o en un colgante, sobre todo de quien se tenga como lar cercano. En otras ocasiones, si se ha hecho un juramento solemne se suele llevar una miniatura de la máscara pendiendo de un hilo rojo en la muñeca del mismo brazo de que se haya extraído la sangre.

Las máscaras son moldes perfectos del rostro de la persona difunta pero muchas veces son adornadas y si bien no se cambia su estructura sí se añaden colores, filigranas, o a veces algunas líneas de expresión distintas. Esto se hace en aniversarios o con motivos muy particulares como querer honrar al lar para solicitar algún favor o protección.

No se suele tener más de una máscara mortuoria del mismo lar en el mismo nicho salvo que se trate de una copia para imbuirla de la esencia de ese lar, cosa que se hace con un ritual específico que debe realizar un sacerdote leteo y después dejar a oscuras la habitación durante tres noches.

Tratar de ponerse la máscara mortoria de un lar fuera de algún ritual específico es algo tan tabú que puede incluso decretarse la muerte del sujeto por orden del consejo de la Tribu, dado que es una gran ofensa.

La Tribu suele tener también una copia de resguardo de todas las máscaras mortuorias de sus miembros, sobre todo de los más destacados y anualmente se hace un sorteo para enviar copias  la Urca.

Cada máscara solemne, que es como se llaman las que tiene la Tribu en el nicho tribal, que es un lugar visitable por miembros de la misma, tiene un pequeño cristal de memoria que los rememoradores imprimen con la vida del sujeto, codificado en el dialecto tribal.

Saturnum Veritas

Hace más de 5 mil años que los Aquilenios dejaron el sistema Matergeano, y mucho de su saber es aquel que trajeron en las primeras Peregrinatio y en las Arcas.

De ellas aprendieron y reconfiguraron todo lo que conocían desde que viajaban en las grandes naves fundadoras hasta dar con los sistemas que habitaron.

Actualmente, en el sistema Olympus (tanto como en los milenios que pasaron en el sistema Aquilenium), una de las celebraciones más antiguas que se recuerdan era el Saturnum Veritas.
Según se contaba, en las épocas de más frío se solían celebrar festividades que juntaban a las familias en torno al fuego y compartir historias, además de los víveres del invierno, también para darse calor mutuo, y aquello se transmitió y siguió celebrando. En los planetas fríos y en los cálidos, en los estacionales y en los no estacionales.

En familia

La Saturnum Veritas, una fiesta en torno a la que giraban (y giran) los conceptos de perdonar y renovar los lazos. En la que los aquilenios se reunían y leían los poemas que componían relatando cómo había transcurrido su año (casi todos lo hacían). Una vez leído, lo arrojaban al fuego pues se escribía en un material combustible especialmente preparado preparado para ello, el llamado el saturnum crosta. Con el tiempo a este elemento se le agregaron sustancias para hacer que cuando se quemara saltaran chispas, colores y algunos pequeños fuegos artificiales que celebraran el hecho de dejar paso a un nuevo año y nuevos propósitos.

En la Satrunum Veritas, como todo buen evento Aquilenio, se comía, mucho, y siempre las mejores recetas que se pudieran elaborar, siendo muy comunes las carnes y las verduras asadas al fuego además de algunos dulces y la miel.

Tradicionalmente en el día y la noche de Saturnum Veritas no puede mentirse y se tiene que responder siempre la verdad, si quieres que tu siguiente año sea próspero y libre de enemigos, y los Aquilenios se esfuerzan en intentar no mentir. Y si tienen que reservarse alguna información por causa de fuerza mayor acuden al silentium, una tradición que permite salvaguardar secretos, poniéndose una mascarilla negra cuando les es preguntado. Se supone que responden a las preguntas, pero por debajo de la mascarilla y con voz casi inaudible, no faltando así a la tradición, pero siendo reservados. Hacerlo en familia se considera de mala educación pero puede hacerse por fuerza mayor y de estado; hacer una pregunta de este tipo, delicado, a sabiendas, se considera extremadamente grosero y se censurará a la persona que lo haga.

En sociedad

En Saturnum Veritas las familias vecinas suelen visitarse a lo largo de la calle, y también por tribus. Es habitual que los Consejos de Tribu se hagan obsequios unos a otros y renueven lazos, además de que se coloquen las grímpolas. Estos pequeños estandartes marcan cuántos matrimonios están dispuestos a acoger el año siguiente, cosa que se determinará siempre al final del invierno, pudiendo retirarse alguna grímpola hasta ese momento; es al final de este periodo cuando se le da la vuelta a la grímpola y se revelan los nombres de quienes están en busca de una alianza matrimonial.

Entre Tribus las ofrendas se hacen en la Sede del Consejo de cada una, siempre por los cabeza de Tribu, y son donaciones internas voluntarias.

Si alguien ha solicitado una Vindicta contra otra Tribu o miembro de otra Tribu es ahora cuando puede “aplacarla” y su honor no se verá afectado, dejando el nombre de los agraviados envuelto en un puñal ritual de Saturnum, en los maderos de la Basílica de los Lares Aquilenios.

En la Garra

Los soldados en activo que están desplegados y no pueden acudir a sus hogares suelen reunirse por Tribus o por escuadras, realizando algunas tradiciones como cantar, los saturnum crosta, y también algunas competiciones de combate desarmado (surgió como una forma de entrar en calor) quitándose una cinta roja de un brazo, la frente y una pierna, (una forma de combate ritual), y la Garra suele disponer un pequeño banquete para los soladados junto a sus superiores presentes sin distinción de rango.
Por supuesto cada legión añade sus propias tradiciones ganadas a través de los años.

Ciudades y decoración

Es habitual decorar las ciudades y las casas con motivos dorados y rojos, asociados al fuego de Aeshma Mitrah además de la sangre de los antepasados. Las máscaras mortuorias de las familias suelen ser decoradas también con algunos de estos colores y se les realizan devociones y ofrendas con lámparas de aceite y frutos, además de un poco de sangre fresca de la familia.

Si hay un nuevo miembro de la familia se usa sangre de un pequeño pinchazo que se dispondrá en un plato de cerámica bajo las máscaras familiares y otro que se llevará al Hogar de los Lares de la Tribu durante la noche de Saturnum Veritas como parte de su entrada en la Tribu y reconocimiento por parte de los progenitores y/o adoptantes (puede hacerse con cualquier edad y adopción, incluso con adultos).

Además el Senator dicta varios días festivos y se celebran grandes festejos públicos al aire libre con enormes hogueras. También existen la tradición de llevarse un madero ardiente hasta el hogar y echarlo al fuego que se haya encendido para fortalecer los lazos de la comunidad compartiendo el mismo fuego.

Se considera un mal augurio para una familia si el madero que llevan al hogar se apaga antes de que arribe por lo que suele tenerse siempre mucho cuidado, y solo se consideran a salvo una vez que la llama ha traspuesto el umbral de la casa.

Glorias Aquilenias: los nuevos gladiadores

Uno de los grandes pasatiempos de los aquilenios, al parecer heredados desde la antigüedad de Mater Gea, es su gusto por el combate.

A tal efecto se crearon, con el devenir del tiempo, las llamadas Glorias. Estas llamadas Glorias son enfrentamientos individuales o entre varios individuos con diversas finalidades: por un lado, el entretenimiento de las masas aquilenias, que gustan del conflicto y el enfrentamiento, siendo una sociedad que tanto ensalza la Guerra y el Honor. Pero también tienen una finalidad regulatoria: hay enfrentamientos personales, entre familias, tribus y grupos para dirimir asuntos en los que la Lex Aquilenia lo autorice y siempre con el beneplácito de ambas partes implicadas.

Así, las Glorias se dividen en:

Glorias Mayores

Aquellas en las se realizan las grandes gestas de combate. Son realizadas por gladiatores profesionales de cualquier sector bajo influencia Aquilenia. Para ser profesional hay que entrar en la carrera a través, normalmente, de la Garra, en cualquiera de sus cuerpos, pero también pueden darse excepciones a esto, incluyendo los Gladiatore Penitente, que tratan de purgar sus diferencias con la ley mediante el Honor. A diferencia de los profesionales, los Penitentes no obtienen contraprestación económica.

gladiatore

En la Glorias Mayores los enfrentamientos profesionales se pueden realizar en los diversos estadios, en pistas específicas que añaden dificultades al combate, en gravedad cero o medias gravedades, sobre el Asteroide Furiae, donde están la mayor parte de las Arenas y, cómo no, en los Cilindros que orbitan el Asteroide de forma artificial.

Las Glorias Mayores es el único lugar donde grandes facciones pueden enfrentarse y lo hacen bajo una estricta supervisión de los Lictores Furiae, que son los jueces mayores de estos acontecimientos.

El resultado obtenido en un Lex Combate son determinantes y vinculantes por ley, no dirimibles hasta pasados dos ciclos estándar.

Glorias Menores

Son aquellas que se realizan en los planetas y sectores, no en el Asteroide Furiae y tienen menos repercusión en el sistema, aunque la Liga Fureana es seguida en todo lugar de influencia Aquilenia y también fuera de ella.

En estas Glorias menores se enfrentan héroes locales y se dirimen asuntos de Baja Ley, como anexiones hostiles de territorios tribales o particulares (siempre de acuerdo y con consentimiento de ambas partes), asuntos de Honor y también se usan para realizar pruebas de habilidad en las épocas de Adquisición, que es cuando las grandes familias (y muchas veces las pequeñas) desean mostrar a los y las jóvenes de la familia en edades de alianza matrimonial.

Los Lictores Furiae siempre regularán los enfrentamientos para que no haya desigualdad o ésta esté compensada.

armaduras gladiatore

Carácter de las Glorias

Ya no existen apenas las Glorias Sangrientas que fueron comunes hacia el segundo Mileno de la Era Aquilenia, donde los Gladiatore morían por miles pero se generaba mucho negocio con ello.

Actualmente las Glorias son combates justos y regulados, con protecciones y armaduras o a primera sangre si es un Asunto de Honor y se reclama dicha prebenda.

Matar a un contrincante se considera una deshonra y puede ser penalizado con la propia ejecución por parte de los Lictores, que se atienen a la Lex Arenae, de miles de años de antigüedad.
Todo y toda aquel que entra en la Arena tanto Mayor como Menor, está atado a dicha Ley. Solo se puede ganar por abandono o rendición, primera sangre, puntos (en los casos profesionales) o por determinación de un Lictor que dé el combate por cerrado.

gladiatore

Lugares de celebración

Las Glorias tienen diversos lugares de celebración.
Para las Glorias Mayores se acondicionó, por parte de la Tribu Furiae, el Asteroide que lleva su nombre; una roca de cincuenta kilómetros, perforada y preparada para alojar varias arenas, realizar torneos en gravedad cero, y tiene alojamientos y hospedería de diversos niveles interconectados tanto con el núcleo como con la superficie.

Para los grandes enfrentamientos que se realizan en una zona aplanada artificialmente, las tribunas del público son grandes naves que orbitan la zona, con la mejor tecnología de holo-reproducción y que permite no perder ningún detalle.
Ni que decir tiene que asistir a una Gloria Mayor en AF es caro o bien una concesión o premio de los diversos sorteos que se realizan.

Las Glorias Menores se realizan en cada planeta o luna acondicionados para ello y con supervisión de los Fuirae, que regulan el encuentro.

El acceso a las Glorias Menores se obtiene mediante el trabajo (es decir, en muchos casos está incluido como parte del sueldo) o adquiriendo entradas, bonos, siendo agraciado con un asiento de la Tribu u obteniéndola como objeto de comercio.

Los duelos

Ya obsoletos pero no derogados, los duelos todavía pueden invocarse ante el Senator Magnus, que debe autorizarlo y marcar las reglas del acontecimiento, siempre con la presencia del Mariscal de Sangre de los Furiae, que regulará el encuentro y determinará el resarcimiento del asunto de Honor. Es el único motivo por el que un Aquilenio puede reclamar el Pago de Sangre, siempre que además, lo pueda hacer legalmente y con pruebas, en un Juicio de Pago de Sangre, algo bastante complicado por Ley.

FuriaeMagna

Los símbolos de honor

Los Aquilenios son una civilización donde el honor y la gloria lo significan todo y establecen gran parte de las normas y el comportamiento de esa sociedad. Y los síbmolos de honor son exhibidos por los ciudadanos como muestra integradora de estatus, necesario para demarcar las relaciones personales, sobre todo entre extraños.

Estos símbolos de honor son puntual y periódicamente registrados por el Liceo del Honor, donde cualquier ciudadano puede consultar los parangones y contrastarlos con lo exhibido.

Exhibir un símbolo de honor que no corresponde implica faltar y mentirle a la socidad aquilenia y puede ser severamente castigado.

Algunos símbolos de honor.

Quizás uno de los símbolos más reconocibles es la trenza militar, una trenza de cabello que se lleva hasta la altura de la clavícula y que emerge desde la sien izquierda, llevándolo siempre colgando y mostrando los símbolos de honor pertinentes en ella, relativos a los méritos.

En la trenza se lleva el tachón de honor, una punta de metal al final de la trenza cuya longitud y composición, el tipo de metal, determinan gran parte de los méritos y pertenencia del individuo.
Los metales admitidos son: cobre, bronce negro, bronce blanco, hierro sideral (es de color azul), oro y paladio. El más escaso de todo y extremadamente raro de ver es un metal de color negro llamado sheol, que sólo se encuentra en un antiguo sector sideral donde los aquilenios combatieron y hoy por hoy sólo quedan planetas muertos y prohibidos.
También existe una variación del tachón que sólo se da en aquellos veteranos que han formado parte de los más altos mandos en campaña de la Garra, llegando a dirigirla: la sagitta, una antigua punta de flecha hecha en piedra obsidiana. Es uno de los máximos honores, y un civil jamás podrá llevar una sagitta.

Los militares en activo llevan el doble tachón, cortándose la trenza de servicio sólo en el momento de abandonar la Garra y que se almacenará en el archivo del Liceo del Honor.

Los civiles pueden llevar tachones si han sido distinguidos con él durante su reemplazo obligatorio (todos los civiles aquilenios realizan un reemplazo de un año matergeano donde aprenden a defender a su familia, su tribu y su planeta).

A lo largo de la trenza se llevan los Anillos de Honor, que, como las antiguas llamadas “medallas”, determinan logros, heridas, campañas y distinciones.

Junto con la trenza de servicio existen las marcas de cabellera, un intrincado sistema de gradación observable y que se marca en forma de corte de pello. Son rayas que se realizan en la sien derecha con un patrón determinado por la Garra, y sólo para el servicio activo, por supuesto. Estas rayas van hasta el cuero cabelludo y en ocasiones se tiñen, en campaña, para que el enemigo no pueda observarlo, pasando al dorado durante la celebración de las Glorias.
Mantenerlas en la vida civil es también un gran honor y solo con dispensa del Senator Planetarii, siendo la recompensa por actos de gran heroísmo en defensa de la sociedad civil frente a amenazas gerionianas o transvitae desatados.

Condecoraciones de marca expresa

Así se llama a las condecoraciones que el Senator y la Garra otorgan con gran ceremonia por diversos motivos, pero siempre en recompensa por gran heroísmo en la labor guerrera y en ocasiones por la civil.

El ribete púrpura.

Para aquellos que han llevado a cabo grandes cambios para la sociedad aquilenia, en distinción por sus logros intelectuales, se les otorga el ribete púrpura que, salvando el servicio activo en la Garra por un mínimo de un reemplazo (aparte del servicio obligatorio), es la única manera de obtener derechos políticos (y aun así, prestarán servicio como tropa en la Garra en alguna de las divisiones científicas y con entrenamiento de combate, siendo imprescindible entrar en combate expreso para acabar de graduarse y obtener los derechos políticos).

Torques

El Torques es un emblema de honor para quienes se han distinguido en la lucha contra enemigos de otros sectores como los Táureos, los Longianos o los Corethanos. El enemigo debe ser siempre de proto origen matergeano, para recibir esta distinción, pero no de origen corporativo.
Existen dos grados en esta condecoración: el torques cervical, que es una pieza de metal ríguido pero blando alrededor del cuello cuyas terminaciones delimitan en qué campaña lo recibieron, y el torques completo, que lleva dos ajorcas a juego para las muñecas y que es una máxima distinción. Normalmente se colocan sobre los avambrazos que casi todo aquilenio lleva y los militares de servicio siempre mostrarán respeto y saludarán al portador.

Pugione y sica

Dos condecoraciones en defensa de Aquilenia sobre amenazas Transvitam tanto en territorio Aquilenio o de sus protectorados y colonias como exteriores. Estas amenazas, como el Brote de Nanovirus de Exom 2 o las Hordas Tambaleantes de Urbe Shonda y Urbe Cortex 6, son muy difíciles de parar y vencer debido a sus aumentos, nanocomposición o por la propia situación.

pugio

El pugione es una daga replicada de las antiguas matergeanas y se llevan envainadas en el cinto visiblemente. Es corta, de hoja ancha y con doble filo molecular. Se da a militares veteranos que, fuera de servicio, ayudaron en la defensa y a vencer al enemigo.

sica

La sica es una daga de hoja curva y también doble filo molecular que se da en las mismas circunstancias anteriores pero para civiles que se hayan distinguido en su valor y acciones.

Orden del Toro

El toro es un antiguo animal matergeano parecido a los megatauros de Cólquide 8 que se integraron en la mayoría de planetas de dominio aquilenio. El animal en sí personifica lo indómito, bravo y poderoso del espíritu aquilenio y  es una réplica de una cabeza de toro del tamaño de la palma de una mano, que se lleva prendida en la ropa.

Esta condecoración de honor solo se otorgó durante las largas guerras taureas y en las escaramuzas ulteriores que hayan defendido a Aquilenia con distinción. Otra de las condiciones es haber resultado herido por lo que el Senator premiará a la familia con un estipendio.

Orden de Mater Gea

Es una orden de excelencia que se da póstumamente para los caídos en la defensa de Aquilneia y sus ideales, y que da a la familia una insignia de la orden para poderla lucir (solo a los vinculados en primer grado) únicamente en las ocasiones de Gloria y días marcados por el Senator.

Son muy raras de ver y tienen forma de semiesfera, según dicen, con los relieves continentales de Mater Gea, aunque es difícil de comprobar dada la rareza de estas distinciones.